1984 de George Orwell

Tenía en la estantería desde hace muchos años la novela de Orwell y hasta este último mes de Octubre no me había decidido a leerla. He escuchado muchas opiniones sobre este clásico distópico del S. XX y puedo comentaros que me ha gustado mucho, mucho, mucho. Desgraciadamente mi trabajo y mi vida personal no me permite en muchas ocasiones tener una continuidad temporal en las lecturas y en esta ocasión me ha ocurrido justamente esto: he tardado casi un mes en terminar la novela. Comencé a leer el libro el 25 de octubre y lo terminé el 17 de noviembre. No me siento orgullosa de este ritmo de lecturas, pero en mi defensa también diré que he intercalado esta lectura con una breve novela juvenil de Elia Barceló titulada Cordeluna y el maravilloso cómic de Jiro Taniguchi. Seton, un manga de tres volúmenes sobre la vida del naturalista estadounidense, creador del Movimiento “Woodcraft” y uno de los primeros ecologistas americanos.

George Orwell fue un escritor y periodista inglés nacido a principios del S. XX. Fue uno de los escritores más críticos contra el nazismo y el totalitarismo soviético. Participó en la Guerra Civil Española. Fruto de sus vivencias en España es el libro: Homenaje a Cataluña.

Es recordado por sus novelas 1984 , Rebelión en la granja, una de mis próximas lecturas en este próximo mes de noviembre.

La novela en sí.

1984 es una de las novelas totémicas de este siglo. Una buena parte de los términos que utilizamos a la hora de hablar de los totalitarismos, del control de los individuos por los estados y también en la actualidad, por las empresas tecnológicas proceden de esta novela. Términos como: Gran Hermano, Telepantalla, El Partido, etc.

1984 relata un mundo en guerra continua en el que el pensamiento individual ha sido anulado por el pensamiento del Partido y como jefe supremo del mismo, por El Gran Hermano que todo lo ve.

La sociedad de 1984, se divide en tres grandes superestados: Oceanía, Eurasia y Asia Oriental, en guerra continua entre ellos, sin que ninguno pueda resultar vencedor. Las fuerzas están igualadas y el objetivo principal de la guerra es someter a los individuos de cada estado, a través del racionamiento perpetuo de los recursos, del miedo al otro, del desconocimiento del vecino y del pensamiento único dictado por el Partido y un sistema de control llamado Insogc. Como todas las guerras, el conflicto se mantiene de forma permanente para que unos pocos individuos conserven privilegios y el poder sobre el resto de la población. Estos privilegiados son los miembros del Partido Interior. Este es uno de los aspectos que más me han interesado la novela. El análisis preciso de los estados y de cómo los nacionalismos y los gobiernos pueden manipular a sus ciudadanos mediante la educación y la manipulación mediática. Hay un Ministerio del Amor, que se ocupa de la guerra, un Ministerio de la Verdad (que se ocupa de la manipulación y la mentira), un Ministerio de la Abundancia, que se ocupa del hambre y toda una estructura burocrática cuya principal función es la manipulación para la aniquilación del pensamiento diverso y la libertad del ser humano.

La novela está estructurada en tres partes. Hay un personaje principal Winston Smith, miembro del Partido Exterior y trabajador del Ministerio de la Verdad en Oceanía. Se encarga de cambiar las noticias y las informaciones para que se ajusten al pensamiento del Partido y no haya incongruencias entre el pasado y el presente. Narrada en tercera persona a través del mundo interior de este personaje, vamos asistiendo a la descripción de la sociedad y a su cuestionamiento.

No deseo hacer spoiler y contar algo más que destripe la trama. He de comentar que si bien es una narración intimista, con un importante elemento de creación de un mundo sociológico y un sistema de pensamiento. 1984 refleja de manera extremadamente precisa los peligros de la manipulación informativa, de la falta de cuestionamiento de aquello que sucede a nuestro alrededor, del peligro de dejar en manos de un grupo de élite la educación, la economía y la sociedad en sí.

Anuncio sin embargo, que pese a esa descripción agobiante de este universo claustrofóbico, la desesperanza aterradora que se palpa en toda la obra. La narración es ágil, hay suficientes puntos de giro para que no resulte tediosa y muchos elementos para reflexionar y cuestionar nuestras sociedades.

Al final de la novela Orwell escribió un apéndice sobre las características de la Neolengua, la lengua oficial de Oceanía. El lenguaje y los términos que crea Orwell en la novela son uno de los elementos que más sobresalen y uno de los aspectos que más me han interesado. Hay estructuras de pensamiento que quedan precisadas de una manera muy creativa en esta novela a través de una serie de consignas que repite Winston y el Partido a través de la Telepantalla en muchas ocasiones:

  • La guerra es la paz ya he explicado qué significado tiene la guerra en esta sociedad alienada.
  • La libertad es la esclavitud, Nos encontramos con una sociedad jerarquizada donde hay tres grupos sociales: los miembros del Partido Interior, aquellos que tienen el control y las prerrogativas, el poder, los medios materiales y la facultad de influir sobre las vidas del resto; los miembros del Partido Exterior, generalmente burócratas y trabajadores sometidos a un control estricto por parte del Partido; y por último los Proles, la masa de habitantes y trabajadores que viven en situación de pobreza y sometimiento pero que no son controlados directamente por el Partido y sobre cuya rebelión recae toda la esperanza de transformación social. Los hombres son esclavos, el Partido y la élite superior controla a todos y todo. Por ello ser esclavo es la normalidad social y los individuos no comprenden de su esclavitud.
  • La ignorancia es la fuerza: Hay un control de la memoria, del pasado, de los pensamientos. Una manipulación de la prensa, del entretenimiento, un brutalidad animal en la manera de transformar el mundo para que no haya nada con lo que se pueda recordar, para que no haya nada anterior con lo que comparar las condiciones de vida.

Winston entiende el cómo de su sociedad, cómo se ha articulado el poder para doblegar a la humanidad, se rebela, pero no entiende el porqué.

Nosotros, los lectores, lo comprenderemos el motivo al final de la lectura de 1984, entendemos el porqué y la conclusión a la que llegamos es tan espeluznante como inhumana.

Solo me queda recomendar la lectura de 1984. Si podéis convencer a algún amigo o amiga lectora para que comparta el camino con vosotros, mejor. A mí me hubiera gustado compartir mis impresiones.

Aún estoy a tiempo. Si queréis comentarme cualquier cosa sobre Orwell, 1984 o recomendarme cualquier lectura distópica estaré encantada de escucharos.

Un saludo y hasta la próxima lectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: